Archivos de la categoría Educación

IMG_20170611_162142

Tercer septenio, de los 14 a los 21

TERCER SEPTENIO.
De los 14 a los 21 años.
Período de la adolescencia
Primero el niño ha creado y formado su cuerpo, luego abre su espacio anímico y poco a poco entra en su metabolismo.
Así se hace un hombre comple-to.
Los padres son ―comadrones‖de ese Yo cuyo embarazo dura siete años. Y deben ser interlo-cutores válidos, por ejemplo,
conociendo la música que oyen sus hijos, para introducirlos y acompañarlos en los primeros momentos en la sociedad. Tie-
nen que comprender el tiempo que les toca vivir.
Las fuerzas del cuerpo astral se despiertan ahora y se liberan para comprender los enigmas del mundo. Si ése recién
despierto interés no encuentra respuesta, se transformará en erotismo y sensualidad instintiva, en inquietud anhelante de
poder.
Es el momento en el que los cuatro sentidos superiores se desarrollan:

El S. del Oído: lo más importante es la música.
El S. de la Palabra: hacer poesía, escribir un ―diario‖.
El S. del Pensar: al adolescente le gusta filosofar y discutir con el adulto.
El S. del Yo: por el que percibimos si ante nosotros hay un Yo o no, lo  cual llevará al respeto o bien a la falta de él y a
actuar destructivamente.
Es la fase de la maduración de los órganos sexuales. Aparece el idealismo que dirigirán nuestros pasos y los determinará.
El mundo es VERDADERO
: Importa conocer el mundo desde las leyes objetivas
DSC00068

segundo septenio de los 7 a los 14 años

Ahora es el sistema rítmico (respiración, circulación) el que domina. El corazón, siempre se ha considerado el centro del sentimiento.
Toda educación de los siete a los catorce años debería ser artística, imaginativa y poética. Sobre todo debería apelar al sentimiento.Además el maestro debe intentar mantener una “respiración” al enseñar el ritmo. Por ejemplo: alternando lo serio y lo divertido, la actividad y la tranquilidad.

La segunda dentición nos permite observar los cambios físicos que nos abren la entrada al segundo septenio. La edad cronológica pertenece al tiempo comprendido entre los 7 y los 14 años. Se inicia entonces el tiempo del escolar, el cuerpo un tanto regordete y cachetón del primer septenio empieza a estirarse poco a poco para ir conformando un cuerpo más delgado y ágil, que le permita adentrarse en el mundo que se le presenta ante sus ojos y poder ver lo bello de él.

Al ingresar el niño o niña al grado primero aparecen los cuentos de hadas que le van a nutrir el alma al inicio de este nuevo septenio. Los procesos de lectura y escritura a partir de imágenes, los números y los misterios maravillosos de sus orígenes van a llenar la vida cotidiana de estos niños. Se inicia el manejo de cuadernos llenos de colores e imágenes.

Después de cursar su primer año ya se han apropiado de la flauta como un instrumento musical que descubren día a día, los palitos de madera se les convierten en agujas productoras de bellos tejidos. Crean en sus cuadernos expresiones propias de lo que día a día van descubriendo.

Al ingresar a segundo grado continúa el proceso de lectura y escritura, y aparecen las series numéricas que saltarán, recorrerán, tejerán y pintarán para descubrir las figuras que estas repeticiones rítmicas encierran. Dejan las agujas de malla después de haber terminado el estuche para su flauta y luego en este año se encuentran con el crochet y hacen una bolsita que se inicia con colores oscuros hasta llegar a colores más claros.

La historia de los Santos en especial la de San Francisco de Asís serán narraciones cotidianas durante todo el año, al igual que las fábulas clásicas de la literatura infantil. Cada momento del día estará lleno de imágenes, narraciones que les generará admiración y veneración por la naturaleza y sus fenómenos, los seres humanos, los animales y ante todo por ellos mismos.

La dinámica escolar transcurre entre la clase principal (matemáticas y lenguaje) y las clases de religión, ética, música, manualidades, agricultura, diseño de formas, pintura y además entre colores, imágenes, cantos, lanas y juegos.

El ingreso al tercer año de primaria le plantea nuevos retos, aparecen las narraciones del Antiguo Testamento, los oficios, la construcción como parte importante de la dinámica de este grado. Los niños y niñas ya están a punto de cumplir 9 años y es allí donde finaliza el primer momento del segundo septenio, los tres primeros años es un tiempo feliz de los niños, creen en su maestro y han construido una imagen de autoridad que les permite la confianza y les da seguridad, esto a partir de las estrategias y formas con que el maestro ha llegado a ellos.

Al cumplir 9 años los niños y las niñas encuentran una gran diferencia en el mundo, entran en una pequeña crisis, llamada en la pedagogía “El Rubicón”, en esta edad el niño toma distancia del mundo, allí está él y el mundo al frente, empieza un momento de cuestionamiento y de preguntas, experimentan la soledad y ante eso la pedagogía tiene respuestas que puedan llevar al niño a adquirir de nuevo la confianza perdida por el momento que están viviendo. La época de la construcción los lleva a valorar la cooperación y a encontrar respuestas ante el funcionamiento de muchas cosas, de igual manera la época de los oficios y la huerta les permite interesarse en asuntos del mundo exterior que les devuelve la confianza en sí mismos, poco a poco.

Cumpliendo los 9 años y ya cursando el grado cuarto el niño se ha vuelto crítico, aquellos seres que eran admirados por él por su perfección, empiezan a caer del pedestal, aparece claramente la polaridad Yo – mundo.

Ante esta postura del niño frente al mundo, aparecen en el grado cuarto contenidos tales como la zoología en donde podrá vivenciar el ser humano con respecto a los animales y la interacción que se presenta entre estos, las leyendas nórdicas lo orientarán hacia figuras que sobresalen de lo humano cotidiano.

“La vivencia del yo, como realidad profundamente sentida nace en el niño alrededor del décimo año, se amplía en la pre pubertad y se convierte en la pubertad, en contenido emotivo omni-dominante. En esos años el niño siente como profunda tragedia la presencia de su yo separado del mundo externo, recuerda su infancia como paraíso perdido, en el que se hallaba bien cobijado en el mundo, protegido de la familia, de los amigos, de la escuela. Ahora se halla desnudo y desamparado frente a un mundo extraño y hostil”. (2)

Luego del paso de esta crisis, al cumplir los 11 años de edad los niños y las niñas entran en una etapa de reposo, juegan entre sí y de nuevo reciben las clases con curiosidad, asombro y entusiasmo. El grado quinto se experimenta como un mar de armonía y alegría, aparece la historia con las antiguas civilizaciones, La India, Mesopotamia, Persia, Egipto, Grecia. Se efectúan las Olimpiadas de Grecia en Educación Física, Se adentran en asuntos de precisa gramática, aparecen los números decimales, las canciones interpretadas a varias voces, y toda experiencia que se propicia es recibida con entusiasmo, además aportan y reconstruyen proyectos de clase, la botánica los invita a un observación más rigurosa de las plantas y de toda la naturaleza en general.

índice

ACOGIDA DE NIÑOS

Hola amigos!!

Desde la casa dels llacs os hacemos un llamamiento para acoger niños con familias desestructuradas una temporada para que asi no esten en un centro.

Aqui tenemos una muy buena experiencia con dos niños que tuvimos en la casa y ahora volvieron con sus familias de origen.

Os dejo un poco de información sobre el acogimiento.

 

El acogimiento familiar es un recurso que evita la institucionalización de niños cuyos padres, por circunstancias personales o sociales, no pueden hacerse cargo de ellos, de forma temporal o permanente. Así, les permite integrarse en un ambiente que les proporcione la seguridad, el afecto y la estabilidad que necesitan para su desarrollo.

La legislación española recoge tres modalidades de Acogimiento familiar atendiendo a su finalidad:

Acogimiento Familiar Simple: su finalidad es el retorno del niño con su familia de origen. Tiene un carácter temporal con claras perspectivas de solución de los problemas puntuales de la familia.

Acogimiento Familiar Permanente: en estos casos, se prevé que no es posible el retorno con la familia de origen, por la gravedad de los problemas de la misma. Su finalidad es garantizar al niño una continuidad y estabilidad en su familia acogedora, con la que puede crear vínculos afectivos permanentes.

Acogimiento Familiar Pre-adoptivo: su finalidad es la adopción, lo que implica la ruptura de los vínculos legales con su familia de origen.

Acogimiento de urgencia; es cuando por motivos del momento el niño vuelve con la familia o se va de adopción.

ucae; para gente con titulacion, ya que son un minimo de dos niños, grupo de hermanos, disminuidos o enfermos.

Las 5 preguntas clave sobre el acogimiento de menores

1. ¿Quién puede acoger a un niño? Cualquier persona o familia que desee incluirle en su entorno, cuidarle y darle afecto. Además, deben cumplirse algunos requisitos, establecidos según cada Comunidad Autónoma, como tener medios de vida estables y suficientes, un estado de salud que no dificulte el cuidado del menor, capacidad de cubrir las necesidades de desarrollo del niño, respeto hacia la historia del niño y una actitud positiva para su formación y seguimientos.

2. ¿Qué niños te necesitan? Niños de todas las edades y de cualquier raza. Algunos poseen algunas características que hacen más difícil encontrarles una familia; como los que tienen más de 8 años de edad, que pertenecen a grupos de hermanos, los enfermos o discapacitados, los de culturas minoritarias, etc. Éstos, suelen pertenecer a programas de acogimiento o adopciones especiales como el que gestiona Meniños, Fundación para la Infancia.

3. ¿Qué apoyo ofrecen las asociaciones? Desde cursos de preparación sobre diferentes aspectos del acogimiento, pasando por asesoramiento por parte de trabajadores sociales, psicólogos, educadores o abogados, hasta orientación personalizada o contactos con otras familias acogedoras.

4. ¿Existe algún apoyo económico para la familia? La acogida es un acto de generosidad pero se recibe remuneración por el hecho de acoger.

5. ¿Cómo se puede colaborar? Acogiendo a un niño de forma permanente, temporal o como paso previo a una adopción. También se puede colaborar acogiendo durante los fines de semana y vacaciones. Además, hay asociaciones que cuentan con voluntariados, como Meniños que ofrece la posibilidad de colaborar a través de sus programas de apoyo escolar, apoyo familiar y respiro familiar.

 

Animaros

angel arcoiris a

LOS SEPTENIOS, teoria sobre la evolución de la persona

Hola, siguiendo nuestras ganas de saber sobre nosotros mismos y la infancia es muy interesante saber una de las teorías de  como vamos formando nuestro cuerpo.

PRIMER SEPTENIO, DEL NACIMIENTO A LOS 7 AÑOS

Cuando es concebido, el hombre como embrión, aún no está organizado, no está constituido por los cuatro cuerpos. En el seno materno, ya es físicamente visible; esto es posible gracias a la ecografía. La madre aporta vitalidad y, a medida que se alimenta, forma sustancia viviente. Esto es un milagro, nadie puede hacerlo como quiere y, así, decimos que la vida no es nuestra sino que recibimos vida.Tanto el embrión como el niño recién nacido no tienen conciencia; el recién nacido no sabe quién es. En el nacimiento, el hombre no sólo es muy parecido a un animalito sino que es mucho más débil que cualesquiera de los animales de la creación. Los estudios nos muestran que, desde el momento del nacimiento hasta la manifestación del Yo, el hombre podría funcionar como un animal porque posee sólo tres cuerpos: cuerpo físico, cuerpo etérico y cuerpo astral.

Físicamente, el Yo demora más o menos un año en manifestarse. El hombre sostiene su cabeza a los tres meses; se sienta, a los seis meses; se pone de pie, a los nueve meses y camina, a los doce meses; ésta es la influencia del Yo.

Poder caminar significa que la columna vertebral del hombre se yergue como consecuencia de la acción del Yo. Merced a su propio Yo, el hombre puede erguirse y comenzar el trabajo de sostenerseComo hemos visto, los cuerpos constitutivos del ser humano no están totalmente formados ni están todos presentes en el momento de nacimiento. Así, describimos la vida de siete en siete años, ya que éste es el tiempo que necesitan los cuerpos para madurar.

Por lo tanto, cada siete años se producen crisis que generan cambios importantesNuestro primer planteo es determinar qué pasó en los tres primeros septenios y cómo ellos se reflejarán en el resto de nuestras vidas. Las experiencias por las que atraviesa un ser humano en las primeras etapas de su vida se reflejarán en los últimos años de la misma. Lo importante de este planteo es descubrir los procesos de enfermedad o las situaciones problemáticas que surgen, determinar cuáles son sus raíces y tratar de analizar estas cuestiones desde otros puntos de vista, más allá de un enfoque estrictamente psicológicoDespués de nueve meses de embarazo, el niño no está totalmente formado; son necesarios, aproximadamente, treinta y tres meses para hablar de una evolución mínima completa. En ese tiempo culmina la formación del sistema nervioso. Todo lo que es normal para un niño antes de los dos años resulta patológico en el adulto: sus reflejos, la circulación sanguínea; todo esto necesita una transformación. En los primeros siete años, el niño conforma y consolida su cuerpo físico; a partir de ahora, su cuerpo físico está completo. Éste es, además, el septenio durante el cual aparecen las enfermedades infantiles. El niño, al nacer, trae el cuerpo vital de la madre, al cual quemará con las altas temperaturas de las enfermedades infantiles.

La fiebre que se manifiesta, en estos primeros años de vida, no tiene nada que ver con la fiebre que se desarrolla en los otros períodos de la vidaLas enfermedades infantiles tienen el propósito de que el niño desarrolle su propio cuerpo vital, a partir de los siete años, abandonando el cuerpo vital donado por su madre. Esto es el principio de su proceso de individualización. Por lo tanto, es importante no interrumpir estas enfermedades cuando aparecenEntonces, a los siete años se produce una transformación muy importante: el niño ha completado la formación de sus órganos; la formación de su cuerpo. A partir de ahora, las fuerzas que estaban dedicadas al crecimiento se liberan, transformándose en fuerzas delpensamiento; es decir, las fuerzas vitales que ayudaron al crecimiento formarán la conciencia del niño y, desde este momento, podrá pensar. Por esta razón, es muy importante no interrumpir la evolución física del niño aplicando estas fuerzas del crecimiento al pensar

waldorf

Pedagogía Waldorf

Hola amigos, desde La Casa dels Llacs os escribo para hablar de un tema que ahora en nuestra actualidad encuentro muy importante, que es el de la nueva educación. Los niños de hoy serán los hombres y mujeres del futuro y nosotros somos los que tenemos que poner en ellos esa semilla que poco a poco irá floreciendo e irá madurando para poder crear un nuevo mundo.

Ahora hay más consciencia y más gente a la que algo le mueve en su interior para ver o creer en una nueva educación. A mi personalmente me atrae mucho la pedagogía Waldorf pero no me gusta encasillarme en ninguna porque creo que las has de ir viviendo y poder coger las herramientas necesarias para poder acompañar a los niños, que realmente son ellos los que van a ir marcando el ritmo.

Con esto me gustaría desde nuestra página ir compartiendo artículos que encuentre interesantes y así poder hacer si os apetece un intercambio de ideas, opiniones, artículos, poemas, canciones, etc… Y crear de esta manera desde aquí un vinculo como madre educacional que soy.

Gracias.

Olga Carrasco.

 

Hoy os escribo un párrafo de esta pedagogía que de momento me atrae tanto y estoy viviendo que es la pedagogía waldorf.

La función de educar es crear un entorno de soporte en el que cada individuo en crecimiento pueda encontrar su propio camino hacia el mundo con confianza y con un sentido sano de sí mismo.

El maestro crea un entorno estructurado adecuado a su edad y un medio que fomenta el aprendizaje. Se trata de aportar las condiciones óptimas en cada edad.

La Pedagogía Waldorf (P.W.) tiene una especial mirada en preservar el natural sentido de admiración y curiosidad que tienen los niños,  ya que si permitimos que este  sentido crezca se transformará en interés y entusiasmo para toda la vida, y formará el nucleo de cualquier busqueda de conocimiento.
La P.W. quiere mostrar a los niños el camino hacia  una comprensión del mundo llena de sentido, acercarlos a un conocimiento que los alimente a través de una relación viva con el mundo y siempre dentro de un contexto.
En el  mundo encontramos tambien oscuridad y maldad. La P.W. muestra a los niños una actitud optimista que les enseñe a enfrentarse al mal en las situaciones tristes y en la desarmonía, pero también les enseña a ser capaces de reconocer el bien, la parte positiva de cada situación y los caminos fructíferos de la vida.
Los niños  asumen que eso  que hacen los adultos es bueno y verdadero, y los imitan con total confianza. Por eso es importante que los educadores reverencien los aspectos de la vida que tienen un sentido y un valor. Esta reverencia es asumida por los niños y se traduce en un profundo respeto por las cosas importantes de la vida.
Los niños recapitulan en el su crecimiento los estadios básicos de la evolución de la humanidad. Por eso, en la P.W., el currículum, contenidos y metodologia van paralelas  al nivel de consciencia y la habilidad técnica del niño .
Trabajando en grupo, donde cada uno tiene habilidades diferentes, los niños aprenden a apreciar las habilidades y las debilidades de los otros (como también las propias) y buscan mecanismos para gestionar la relación con la personalidad del otro y sus circunstancias sociales. Este trabajo les prepara para las relaciones personales adultas del futuro. En este importante aprendizaje el maestro tiene el modelo, mediador y autoritario, y representa los valores sociales, morales y éticos.
En la P.W. se hace  un trabajo muy activo con el proceso de recordar y olvidar, método único que consiste en dejar de lado por un cierto  tiempo los contenidos trabajados en la clase por tal que puedan ser digeridos en el inconsciente de la persona. De esta manera los contenidos son asumidos realmente. Pasado el tiempo de “olvido”, hacemos el ejercicio de recordar todo aquello que habiamos aprendido, ya con una nueva cualidad, y buscamos nuevos contenidos.

Os dejo el link a la Escuela Waldorf de Vallgorguina por si queréis darle un vistazo:

http://www.waldorfvallgorguina.com/